Cómo ayudar a tu bebé a dormir: nuestros consejos prácticos– Lenny et Alba

Cómo ayudar a tu bebé a dormir: nuestros consejos prácticos

Cómo ayudar a tu bebé a dormir: nuestros consejos prácticos

Durante las primeras etapas de la vida, el bebé pasa la mayor parte de su tiempo durmiendo. Efectivamente el sueño es un momento importante, sobre todo para su desarrollo. Dormir bien ayuda al bebé a crecer adecuadamente. Con el tiempo, esto favorecerá su lenguaje, su aprendizaje, su memoria, la regulación de su estado de ánimo, sus sentimientos…

Al igual que la nutrición, el sueño es fundamental para el crecimiento de un niño. Por tanto, debe ser de buena calidad y, sobre todo, lo suficientemente largo. Y no en vano, es durante el sueño cuando el cuerpo comienza a producir la hormona del crecimiento.

Como padres, debéis aseguraros de que vuestro pequeño duerma suficientes horas cada día. ¿Pero cómo podemos ayudarlo? Que hacer ? Descubre en este artículo algunas recomendaciones prácticas para que tu bebé disfrute de un sueño reparador cada día.

La importancia de dormir bien para un niño pequeño

Tanto para un bebé como para un niño, es necesario tener suficientes horas de sueño de excelente calidad todos los días para poder crecer adecuadamente. Dormir bien cada día, en una cama cómoda , es fundamental por muchos motivos.

En primer lugar, disfrutar de un sueño saludable permite almacenar energía y tener tranquilidad, en un cuerpo dinámico y saludable. Todo esto porque por la noche, el cerebro recarga sus baterías. Y esta relajación física que se obtiene a través del sueño aumenta la capacidad del bebé para concentrarse y ser creativo.

Resulta tan imprescindible dormir como comer. Y esto es válido tanto para adultos como para bebés. Cuando al pequeño le falta sueño, su estado mental decaerá. Los padres suelen ser conscientes de que la deficiencia nutricional es mala para la salud de sus hijos. Pasa exactamente lo mismo cuando el pequeño no duerme lo suficiente.

Por otro lado, el sueño tranquilo renueva y regenera las células. Esto ayuda a eliminar los desechos cerebrales. Al mismo tiempo se generan nuevos circuitos neuronales, lo que favorece la memorización de todos los aprendizajes. Mejor aún, dormir bien preserva la salud del corazón.

Y como ya se mencionó, el cuerpo extrae la hormona del crecimiento durante el sueño. Esta hormona te ayuda a crecer adecuadamente y a producir proteínas que se supone que mantienen los músculos, los huesos y la piel. También estimula la regulación del apetito al producir leptina, una proteína que regula el hambre.

Éstas son sólo algunas de las razones por las que el sueño desempeña un papel clave en el desarrollo infantil. Por todo ello, los padres deben ayudar a su pequeño a beneficiarse de un sueño óptimo y reparador. Para lograrlo, los siguientes consejos te serán de gran ayuda.

Algunas técnicas efectivas para ayudar al bebé a conciliar el sueño

Como probablemente ya sabrás, un bebé duerme mucho durante los primeros meses de su vida. Desafortunadamente, a veces tiene problemas para conciliar el sueño. Aquí es donde entras tú. Puedes darle un impulso con los siguientes consejos.

El chupete: un compañero ideal para las noches del bebé

Chupar es un acto que calma al bebé. Esto ayuda a reducir el ritmo cardíaco y ayuda a que el bebé caiga más rápidamente en los brazos de Morfeo. Según estudios, se ha demostrado que durante los primeros 6 meses de uso del chupete, este puede proteger al lactante ante una posible muerte súbita.

Sin embargo, llegará el día en que el angelito se habrá acostumbrado a chupar el chupete para poder conciliar el sueño. Esto se convertirá sistemáticamente en un medio para conciliar el sueño. Si se despertara en mitad de la noche y se diera cuenta de que el chupete ya no está en su boca, inmediatamente empezaría a pedirlo.

Para ayudar a su pequeño a cuidar su chupete por sí solo, enséñele cómo volver a ponérselo en la boca. Para hacer esto, coloque el chupete en su mano y luego tome su mano para llevar el chupete dentro de su boca.

La luz nocturna: una forma eficaz de ayudar al bebé a dormir

Instalar una pequeña luz nocturna en la habitación de tu pequeño definitivamente le ayudará a conciliar el sueño. Este accesorio le permitirá tener menos miedo. Algunos niños no pueden dormir sin una luz o una canción de cuna. La poca luz que emite la luz nocturna calmará y calmará a tu pequeño. Muy a menudo, los niños temen a la oscuridad y esto puede provocar pesadillas. Con la luz nocturna dormirá tranquilo.

Además, la luz tenue de la lámpara nocturna constituye una iluminación adicional ideal. En lugar de encender la fuente de luz principal, que puede deslumbrar, especialmente para los ojos sensibles del bebé, simplemente use la luz nocturna. Mientras todas las lámparas estén apagadas, la luz nocturna permanecerá encendida y proporcionará suficiente brillo para evitar que el bebé tenga miedo.

En definitiva, mucho más que un simple elemento decorativo, el pequeño aplique de pared puede resultar muy práctico. Cuando el niño pide toma nocturna, no es necesario encender la luz central, porque la luz nocturna hará el trabajo perfectamente. Mamá lo amamantará tranquilamente y, por su parte, el pequeño se volverá a dormir rápidamente.

El peluche: el mejor amigo del bebé desde muy pequeño

La mayoría de las veces, los bebés empiezan a sentir la necesidad de tener un peluche a partir del día 6.th o 7th mes. El edredón es como un compañero que ayuda al pequeño a calmarse cuando tiene que dejar a sus padres para dormir solo en su habitación.

Desde su primer mes, el bebé ya es capaz de reconocer objetos gracias al olfato, el tacto y la vista. Esta habilidad le permitirá vivir mejor la separación de mamá y papá antes de dormir. Entonces rápidamente se encariñará con su peluche.

Una vez que se haya unido a su peluche, su hijo ya no temerá el momento en que tenga que irse a dormir solo en su cuna o en su cama. Lo ideal es comprarle a tu pequeño varios peluches. Esto será más práctico, especialmente cuando envíen al acompañante a la lavandería.

Envolver al bebé mientras duerme

Envolver a un niño es una práctica que existe desde los albores de los tiempos. Puede ser de gran ayuda cuando el bebé tiene dificultades para conciliar el sueño. Envolverlo simplemente implica cubrir a su bebé con una manta que no sea demasiado gruesa. Si no sabes cómo hacerlo, pregúntale a tu pediatra o matrona cómo hacerlo.

Acurrucado en la manta, sentirá la sensación que tenía cuando aún estaba caliente dentro del vientre de su madre. Se sentirá muy seguro. Al no poder moverse, dormirá más y descansará bien. Sin embargo, debes tener cuidado porque envolverlo puede aumentar la temperatura corporal de tu bebé. Cuando lo envuelvas, recuerda ponerle ropa ligera.

Abrazos de mamá y papá: nada mejor para conciliar el sueño

Antes de dormir, el ritual de los mimos es un momento más que privilegiado, tanto para los padres como para el pequeño. Es reconfortante para el bebé sentir su piel contra la suya. Esto lo hace sentir seguro al estar acurrucado en tus brazos. Disfruta de este momento de complicidad. También puedes mecerlo y cantarle una melodía que lo tranquilice.

Si quieres, puedes masajearlo usando un aceite especialmente diseñado para niños pequeños. Un suave y ligero masaje le relajará y le ayudará a calmarse, y al mismo tiempo a prepararlo para conciliar el sueño. Último punto, finaliza este hermoso momento lleno de dulzura con un beso cariñoso para desearle una maravillosa noche.

Consejos para brindarle a su bebé un ambiente propicio para conciliar el sueño

Ahora que ya sabes qué elementos pueden ser útiles para ayudar a tu angelito a conciliar el sueño, descubre cómo crear un ambiente propicio para dormir.

Temperatura óptima en tu dormitorio

Un bebé siente casi las mismas cosas que los adultos. Cuando hace demasiado frío o demasiado calor en la habitación donde duerme, no se dormirá fácilmente. Para que duerma en las mejores condiciones, la temperatura ambiente debe estar entre 18 y 20°C. Todos los días ventile la habitación durante al menos media hora.

Si es posible, reserva la habitación de tu casa que tenga mejor exposición para el pequeño. De esta forma podrá beneficiarse de la luz natural, que calentará agradablemente su espacio. Lo mejor sería tener una exposición al sur o sureste.

¿Cómo acostar al pequeño?

Es fundamental acostar siempre al niño boca arriba. Una vez que sea capaz de darse la vuelta por sí solo, lo hará si quiere, pero nunca lo pondrá boca abajo. Este es un problema de seguridad.

Por otro lado, para que desarrolle adecuadamente los músculos del cuello, colócalo boca abajo de vez en cuando. Esto, sólo cuando está despierto. Haz esto dos o tres veces al día y, por supuesto, bajo tu supervisión.

Condiciones relativas al espacio para dormir

Al comprar la ropa de cama de su hijo, considere los siguientes criterios. En primer lugar, elige una cama exactamente del tamaño de tu pequeño. Opta por un colchón muy firme y no añadas mantas ni almohadas grandes. En su lugar, cubre la cama con una sábana ajustable. Si tienes miedo de que se resfríe, vístelo con un pijama o un saco de dormir.

¿Y el vigilabebés: es una obligación?

El vigilabebés es un accesorio práctico y útil para padres con niños pequeños. Y por una buena razón, te permite vigilar a tu pequeño y saber cómo está. Cabe señalar que hoy en día existen varios modelos de vigilabebés, algunos de los cuales están equipados con cámaras. Sin embargo, cuando el pequeño está durmiendo no es necesario utilizarlo. En cualquier caso, este dispositivo puede resultar tranquilizador para los padres.

Conclusión

Ayudar a tu bebé a conciliar el sueño no es complicado, siempre y cuando adoptes buenas prácticas. En cualquier caso, no olvides proporcionarle una habitación reconfortante que le permita conciliar el sueño fácilmente. Asegúrate de que cada elemento instalado en su habitación esté perfectamente ordenado.

Además, lo ideal para ayudar al bebé a dormir es establecer un ritual que le permita orientarse. Esto también ayudará a consolarlo cuando lo envíe a dormir por la noche. Para ello, primero debes acostarlo todas las noches a la misma hora.

El ritual debe representar un momento de paz para permitir que el bebé se prepare para dormir rápidamente. Además, será una oportunidad para que compartáis gratos momentos juntos. ¡Con todas estas instrucciones podrás acostar a tu pequeño o pequeño en un abrir y cerrar de ojos!